Fundamentalisamo y verdad

by Bernardo on 14/03/2009

Cuando uno es inseguro, de provincias y con algún complejo, tiende a buscar ejemplos a seguir que le sirvan de guía y le marquen el camino. Este es mi caso. A medida que uno va creciendo y se va sintiendo más seguro, se deshace de los role models que no le sirven y busca unos nuevos. Me suena que Freud escribió mucho acerca del tema.

El caso es que llevo varios años siguiendo a 3 hombres de los que aprendo y que me sirven de guía y ejemplo. Uno es Warren Buffett, el otro Nassim Taleb y el tercero es George Soros. Los 3 han escrito un libro últimamente (W, N, G), los tres son llaneros solitarios y hablan de cosas parecidas. Los 3 coinciden en que no somos todo lo racionales que nos creemos. Pero lo más importante en lo que coinciden los 3 es en haber triunfado haciendo lo contrario de lo que parece que es lo correcto, creyendo sólo en la incapacidad del hombre de entender la realidad.

La verdad es que es un ejercicio divertido. La realidad es tan compleja y cambiante, que necesitamos de paradigmas, modelos, y fábulas que nos ayuden a explicarla para así tomar decisiones. Cuando estos artificios mentales que se saben mito y juegan a ser logo, que nacen de un conocimiento imperfecto pero crecen en ser fórmulas secretas, se convierten en verdades generalmente aceptadas, es cuando empiezan los problemas.

Lo malo no es que existan estos defectos de nuestro conocimiento. Lo malo es que estamos programados para seguir a la tribu, y nos cuesta mucho no hacer lo que los otros hacen.

Y es aquí donde está el problema. Cuando un juicio, una opinión, un experimento, que se ajusta a una coyuntura determinada se convierte en dogma, en verdad, en fórmula infalible. Cuando los modelos financieros toman decisiones. Cuando alguien es encumbrado por su éxito y se convierte en el jefe de su tribu y no se le rechista. Cuando el necesario diálogo kantiano de la razón práctica y la razón teórica se convierte en fundamentalismo… uff, menudo pisto que me acabo de tirar.

Este error de caer en fundamentalismos no nos queda tan lejos. No está reservado a musulmanes en el medio oriente o mormones en la planicie del midwest. Todos caemos en el enorme riesgo del fundamentalismo cuando creemos que el PP siempre tiene la razón, cuando diga lo que diga Zapatero, el tío es un genio, cuando leemos un artículo de un tipo emprendedor y con éxito y pensamos que es la pera. Es peligroso elevar a verdad conclusiones de un conocimiento por naturaleza siempre imperfecto.

Creo que hay que estar alerta de este fundamentalismo que nos acecha constantemente, y a los españoles más, que somos muy dados al dogmatismo de barra bar y a la pontificación testicular. Nuestro conocimiento es imperfecto, por mucho que lo intentemos, nunca, nunca sabremos qué pasa y por qué. Cualquier análisis de la realidad deber estar construido desde la humildad de no saberse en posesión de la verdad. La búsqueda de la verdad es un camino infructífero, con beneficios momentáneos y efímeros, y al que por el contrario no hay que renunciar por imposible que se sepa el esfuerzo.

Aquí la línea entre el escepticismo y el cinismo es muy fina. Muchos ante el reconocimiento de la volatilidad de la verdad, se aventuran a su abuso cayendo en el cinismo y su pareja manipulación de todo lo que toca: puesto que la verdad no existe todo vale. Muchos hacen esto sin saber si quiera que lo hacen. Otros, los escépticos, se desaniman y renuncian a no buscarla más ante el frustrante convencimiento de que nunca se llega a conocer. A mí me ayuda pensar que nunca sabré qué pasa y por qué, pero que el intentarlo, reajustando mi estrategia constantemente, me motiva.

Llevaba tiempo dándole vueltas al tema y quería ponerlo un poco blanco sobre negro, sabiendo que al hacerlo estoy corriendo mi propio riesgo de fundamentalismo… vamos que creo que me hecho la picha un lío.

Hay 7 comentarios en este artículo:

  1. 16/03/2009Anonymous says:

    Bernardo,
    Eso que comentas viene que ni pintado para la ciudad en la que naciste y en la que a mí me está tocando vivir…han tirado el Gran Hotel, van a tirar el Teatro Bretón y para “compensarlo” el ayuntamiento decide abrir un Corte Inglés y ponerle en la Plaza un medallón al Viti, que lo ha rechazado porque odia los homenajes.

    La vida al revés…

  2. 17/03/2009JM says:

    Difícil ciudad es la tuya (donde a mi también me está tocando vivir) para pensar como tú piensas. No me extraña ni un pelo que te lanzases a vivir más globalmente.

    Yo llevo aquí algún tiempo y ya me aburren los ganaderos repeinados, parejas de señores-doctores-abogados paseando como cada tarde por la calle Toro y/o Zamora, la gente de siempre, en los bares de siempre, pidiendo el pincho de siempre, costumbrista, apalancada, ignorante de lo bueno que hay más allá de los límites de la provincia, vestusta como Oviedo… o más si cabe.

    Entiendo y acepto este comportamiento en gente de cierta edad; no lo llegaré a entender ni aceptar nunca en gente joven, que repite lo que ha visto durante toda su vida si cuestionarse los porqués.

    ¿Pensamiendo crítico? Debe ser un invento americano, porque de eso aquí se gasta poco.

    Saludos

    JM

  3. 17/03/2009SAMI (ALMERIA) says:

    Hola desde Almería, soy SAMI (Samuel). Me he unido a este blog porque ayer estuve todo el día conociendo a Bernardo y me ha fascinado, ayer no hice otra cosa que saber de él y no poder evitar el sentimiento de … envidia?? creo que si.

    QUIERO APRENDER MAS, NO QUEDARME ESTANCADO Y HE VISTO EN BERNARDO UN EJMPLO A SEGUIR.

    NOS IREMOS CONOCIENDO TODOS

  4. 17/03/2009Carlos Sentís says:

    Bernardo, tienes toda la razón. Sólo sabemos que no sabemos nada, pero cuanto más sabes, más te das cuenta de lo poco que sabes. Y también es mayor tu interés por conocer, aunque nunca llegarás a conocerlo todo. Analizar la realidad del mundo que te rodea, al menos para mí, supone un placer, un fin en sí mismo que, además, me permite vivir de forma más plena. Más consciente de todo, con una información que me permite tomar mejores decisiones. Aborrezco los movimientos borreguiles, las modas y las tendencias. No me gusta nada que destruya nuestra individualidad, que esconda nuestra personalidad y la haga más débil. Es cierto que el fundamentalismo es peligroso, aunque supongo que, a muchos, les facilita las cosas. Es más cómodo hacer lo que te dicen que hagas que pensar en qué es lo más correcto o lo más interesante. Además, lo políticamente correcto, lo socialmente admitido, lo que evitará que te miren raro y hablen mal de ti cuando no estés (o incluso cuando estés) no te lleva a ninguna parte. Curiosamente, sólo los que piensan diferente, los que ven todo desde otro punto de vista,los que generan ideas extravagantes e irrealizables, los que son, en definitiva, originales, son los que terminan por ser encumbrados por la sociedad que tanto les ha criticado.

  5. 18/03/2009Sergio says:

    Pffff… conocer la realidad. Buena propuesta y alternativa la de ir encaminándose a una estrategia innovadora que no es la consuetudinaria. Pero vuelvo a la matriz… ¿cómo conocer la realidad? ¿Realmente tenemos acceso a ella sin matices externos o impuestos como plantea Bernardo? Riesgo de mareo. Son las 15:15 y no he comido. Daré un par de bocados a ver si consigo bajar a la tierra y seguir reflexionando. Un saludo a todos.

  6. 21/03/2009maria says:

    …qué realidad es la verdadera???, cual es la verdad de la verdad???…..si no te das cuenta de que las cosas pasan para aprender, de que pasan porque hay algo que quizás en vez de aprender haya que corregir, y de que no pasan sino que hacemos que pasen, apaga la luz y vámonos…..qué es lo que buscas?

  7. 27/03/2009Anonymous says:

    ..y esto ¿aplica tambien a la vida personal??…

Escribe un comentario: