El poder de los sueños

by Bernardo on 27/08/2008

Este pasado fin de semana he estado en Nueva York. Una ciudad mágica que siempre me fascinará, pero en la que no podría vivir, no estoy hecho para ella: demasiado agresiva para un salmantino competitivo dispuesto a aceptar cualquier reto, pero que el fondo es un ingenuo romántico.

Algo de trabajo en las molonas oficinas de Google en el packing distric, una cenita con amigos, un cine en Tribeca, unas compras siempre acertadas, el placer de disfrutar de los hijos de los buenos amigos y sobre todo, un buen libro.

Con el tiempo suficiente antes de mi vuelo de vuelta a San Francisco como para ojear varias estanterías en la tienda de libros del aeropuerto, pude descubrir el libro The Last Lecture, donde Jeffrey Zaslow narra la última clase que un profesor diagnosticado con cancer imparte al personal de su universidad.

El profesor es Randy Pausch y colaboró con Google durante algún tiempo. Supe de él por los correos internos que anunciaban sus conferencias y hace unas semanas nos comunicaron su muerte. En las 225 páginas de un libro ameno y rápido de leer, descubres lo importante de la vida, que aunque es un tópico revenío con el riesgo de rayar en lo empalagoso, en este caso está acompañado de sabiduría e importantes lecciones.

Lo que más me gustó del libro es la importancia de tener sueños y luchar por conseguirlos. Me sentí plenamente identificado con Randy en el poder de las fantasías infantiles que aunque parezcan imposibles, sueñas por conseguir. Y no hace falta ser niño para tener sueños para cuando seas mayor. Creo que uno de los secretos de la vida es no dejar de soñar; no renunciar a imaginar lo que te gustaría hacer, ser o tener, y luchar por ello.

Cuando la inmisericorde finitud a la que estamos condenados nos sorprenda, los sueños habrán sido el motor de lo hemos hecho y hemos llegado a ser. Tener sueños y conseguirlos es la mejor suerte con la que los dioses pueden agraciarnos.

La semana pasada, conducía camino de vuelta a casa desde Google a San Francisco. Acababa de terminar una reunión con el equipo directivo mundial de Google, donde presenté el estado y planes de los productos de Geo. La reunión fue bien, Larry, Eric y el resto de los directivos parecían satisfechos. Sonaba Miranda en el iPod del coche, con el sol poniéndose entre la niebla que puntual acudía a su cita vespertina en la falla de San Andrés, me sorprendí con los ojos húmedos, emocionado por la satisfacción del trabajo bien hecho y la gratitud de haber conseguido uno de los sueños de mi vida: trabajar en Sillicon Valley viviendo lo que estoy viviendo es una suerte. Qué gran poder el de los sueños.

Hay 7 comentarios en este artículo:

  1. 27/08/2008Maria Rosa says:

    Siempre dije que no quería perder la capacidad de sorpresa de la niñez, las ganas de aprender y de ver el mundo cada día como si fuera nuevo…

    Creo que ambos disfrutamos de la vida :)

  2. 28/08/2008annemarie says:

    Leerte es un regalo. Diría que eres persona “medicina”, infundes vitalidad, entusiasmo y repartes vivencias. Gracias a una de tus entradas conocí a María en Lisboa. Todo un placer de experiencia. Obrigado…

  3. 28/08/2008Anonymous says:

    quiza lo mas complicado sea hacer una lista por prioridades de tus sueños… renunciar a unos por otros… ¿renunciar a tus sueños para hacer realidad los sueños de otra persona? ¿soñar tanto con otra persona que al final tu sueños son sus sueño? sin duda, una suerte el que tiene un sueño/META y sigue un camino para conseguirlo…

  4. 28/08/2008Anonymous says:

    enhorabuena por haber encontrado un trabajo que te reporta tantas emociones. enhorabuena. eres un afortunado.

  5. 11/09/2008luz natural says:

    Como es la vida¡ Anoche descubro en un programa a Miranda y aprendo que la corriente de música que me gusta se llama Electropop : Fangoria, Belanova,Miranda,… Hoy fisgoneando en tu bloc al que hace mucho tiempo no accedia, descubro una canción del grupo y me engancho. Ya esta en mi ipod¡
    Gracias

  6. 17/09/2008Alexis Garbarz says:

    Excelente post Bernardo.

    Definitivamente, los sueños son TODO!.

    Sin sueños, no nos movemos.

    Alexis.

  7. 29/11/2008Joan says:

    Lo mejor de este Blog, es el alto nivel de las acciones que desarrollas en tu trabajdo, y la sencillez con la que las transmites. Realmente, esto es una vida envidiable. ¿Algún día contarás penas y penurías que animen a pobres mortales?

    Excelente post y espero que sigas disfrutando de tu sueño. gracias por mostrar que con trabajo, todo es posible.

    Un saludo

Escribe un comentario: