El perdón

by Bernardo on 29/05/2008

Acabo de llegar de ver el estreno de Sex and the City. La serie se lo había puesto difícil a la peli, pero lo ha conseguido. 10 años después del estreno del primer episodio, el 6 de junio de 1998, se estrena la película, que es tan buena o mejor que la serie.

Me gusta identificarme con las películas y los libros; me gusta descubrir en ellos partes de mí y leerme o escucharme en las historias de otros. Cuando vi la serie por primera vez yo cumplía los 30 y las protagonistas apenas tenían 33 años. Sus vidas eran la parte divertida de la mía. El secreto de Sex and the City es que somos muchos los que hemos sentido esto: tú quién eres? pues yo una mezcla de Samantha y Miranda.

La peli me ha hecho recordar no solo sus 94 episodios, sino lo que durante estos años he venido siendo con ellos: la vuelta de Estados Unidos, idealista, mi Mr Big, mi aventuras samantiles, mis obsesiones mirandiles, mis caprichos charlotianos y mis reflexiones queriendo escribir como Carry.

Pero lo que más me ha gustado ha sido lo que para mí es el tema principal de la película: el perdón. Me gusta que la peli empieza en la felicidad con la que acaba el último episodio y se va complicando con la naturalidad con la que se complican nuestras vidas: las perejas se hacen daño, las amigas se traicionan, el miedo atenaza e inmobiliza… y solo es posible superar todo esto con el perdón y el reconocimiento de que el compromiso de superar las dificultades es más poderoso que el daño que podamos sentir.

Sabes que un estreno se convierte en todo un fenómeno cuando tu jefa tematiza su fiesta de cumpleaños con la peli que se estrena. Es aún peor cuando alguien de tu equipo sale en el blog de cotilleo de Silicon Valley: en este caso dicen que mi asociada, Brittany Bohnet se parece a Charlotte, oh well…

Samantha tiene 50 tacos, el resto ya han pasado los 40. La película acaba con las 4 amigas juntas y con ganas de compartir otros 50 años más. Yo brindo por lo mismo :)



Hay 4 comentarios en este artículo:

  1. 31/05/2008monereo says:

    Si de sabios es rectificar de valientes es perdonar. Las personas que no mienten y saben perdonar de corazón tienen mi admiración.
    Supongo que para esto hay que dominar el ego y vencer los complejos.
    Que atractivas son las personas que te muestran sus miedos, que saben perdonar y a la vez se rien de si mísmos.
    Que atractiva es la verdad.
    Ser así es arrimarte a la felicidad!
    Para ello el tiempo es aliado y no enemigo..

  2. 31/05/2008Gaviota says:

    Es buena esa serie, siempre me gustó sólo que dejé de verla por lo tarde que la pasaban, sin embargo no me quedaré con las ganas de ver la peli.
    Creo que el saber perdonar lo traes en tu esencia y lo confirmas con lo aprendido en casa, pero lo más maravilloso es cuando lo practicas sin interés alguno de por medio,dejando que todo salga de ahi dentro, de tu corazón!
    Bien muchachote!!
    Saludos!

  3. 3/06/2008brigate says:

    Hola Bernardo!
    Hacia tiempo que no entraba… un beso desde Valencia.

  4. 7/06/2008jose francisco says:

    es solo cuestion de generosidad ¿no? que por otra parte es cada vez más escasa en nuestra sociedad… ¡sigue triunfando, artista!. Besazos desde Valencia, en el Palau Faraonic…. ;)

Escribe un comentario: