el miedo

by Bernardo on 19/11/2009

La última vez que estuve en Salamanca un buen amigo me invitó a comer a su casa y a una tienta de becerras propias.

Hacía años que no me ponía delante de un animal lleno de fuerza y empeñado en acabar con quien perturbase su calma. Capote en mano salí del burladero y me puse delante de una becerra recién salida de chiqueros, que aunque pequeña, imponía.
Sentí algo especial. Un miedo visceral y básico, pero por primera vez en mi vida fuí consciente de ello, agarré ese miedo por los cuernos que el animal apenas tenía, y disfruté como un enano de sentir miedo y de la adrenalina de enfrentarme a él. Fui consciente en todo momento de lo que el miedo me hacía sentir y de cómo me estaba enfrentando a él.
Si fuesemos capaces de lidiar todos los miedos que se nos presentan como hice yo con mi becerra, haríamos mucho más de lo que hacemos.

Hay 6 comentarios en este artículo:

  1. 29/11/2009Tanti F. K. says:

    Buena entrada.

  2. 6/12/2009Pascual says:

    El miedo conserva…

  3. 14/12/2009Anonymous says:

    Tío, era una vaca ENANA

  4. 14/01/2010Nacho says:

    a mi el miedo me paraliza

  5. 18/02/2010javier says:

    Joder acabo de verte en la tele ,enseñando tu casa, y me he quedado alucinado. y he pensado para mi, nda mas que le falta que sea capaz de pegarle pases a un toro…y mira por donde veo la foto de la becerra..jejejej . Quillo enhorabuena por la pedazo de casa que tienes. un saludo

  6. 4/04/2010Javier says:

    ¿Hasta qué punto eres fan de la tortura de animales? Bueno, supongo que esto no puede considerarse como tal, pero no sé, me han asaltado las dudas… ojalá que no te vaya ese rollo.

Escribe un comentario: