Crecía la luna

by Bernardo on 23/04/2007

23 de abril, día del libro. Como la madre, el padre, los enamorados y el niño Dios, El Libro tiene su onomástica en la liturgia del consumo, y es hoy. Diez y media de la noche, después de un día no muy ocupado pero cansado, no tengo otra cosa que hacer que llamar a mi hermano Jorge para felicitarle, hacer un poco de cena rápida y dejarme dormir en el sofá del salón, una de las cosas que más me gustan en el mundo… Pero la ponzoña de televisión que tenemos cambió el plan de mi noche.

No sé en qué cadena me cansé de hacer zapping frustrado una vez más por no encontrar nada que me apetezca ver. Lo bueno de no ver la tele es que cuando la ves, los anuncios son todos nuevos: puedes al menos ejercitar el espíritu crítico de la creatividad publicitaria. De repente un anuncio de “la noche de los libros” en la comunidad de Madrid. Es hoy, qué plan! y con la noche que hace…

No me lo pensé. Llamé a Carlos, vecino, exnovio, amigo y apuntable a un bombardeo, con la intención de lanzarnos a descubrir “los libros de la noche”. Su hermana cantaba con un grupo de Jazz en Panta Rhei, la libería de las hermanas Acebal que cada día está mejor. Qué buen plan; en 10 minutos, acabé de cenar, me quité el pijama, me puse unos vaqueros y a la calle.

Me he comprado 4 libros estupendos: La decadencia de la mentira, de Oscar Wilde, dicen que era su obra preferida y llevaba tiempo con ganas de leerla. Collecting Photography, para mis pinitos en esto de comprar instantáneas. El informe del 11-S en comic, que me parece un intento muy original. Y el mejor, SMS, libro de poesías de Daniel Aldaya que me recordó a una historia que tiene a mi cabeza y corazón entretenidos :)

En Panta Rhei cantó Mercedes. Ésta es una de sus canciones.

Cómo me gusta Madrid, el buen tiempo, los amigos y perseguir al amor.

No hay comentarios aún.

Escribe un comentario: