back to basics

by Bernardo on 26/10/2010

No sé si creer en ciclos astrológicos o biorritmos exotéricos, pero lo cierto es que anda uno metido en cambios interiores de dimensiones importantes.

A lo largo de los últimos 5 años, los mismos casi que tiene este blog, me he concentrado tremendamente en mi trabajo, en Google, en mis empresas, en producir más y mejor: toda mi energía ha estado concentrada en esto. Mis amigos, mi familia, mis parejas, las personas y los sentimientos pasaron a un segundo plano ante la prioridad de mis ambiciones.

Toca ahora otra cosa. No sé de qué estará hecha, pero otra cosa. Toca volver a saber perder el tiempo, a disfrutar de la mediocridad anodina de lo conocido, del sosiego de lo callado. La vida nos engaña con un falso exceso de confianza producido por las agendas apretadas, la manipulación de otros y las vanidades fugaces. Pero es una falsa seguridad que enseguida se desploma ante la estocada más inesperada pero acertada. La auténtica seguridad está en otra cosa.

Y es tiempo de saber de qué esta hecha esa otra cosa. Con este post cierro este blog que me ha acompañado 5 maravillosos años llenos de divertidos recuerdos y experiencias increíbles.

Doy gracias por haber tenido la oportunidad de vivir todo esto, de contarlo y de que me hayan leído. Gracias.

66 Comentarios

guerrero y místico

by Bernardo on 21/08/2010

El día primero de agosto, sentado en una barra blanca que miraba a una de mis playas preferidas en el mundo, desdeñé la lectura de otro prometedor artículo del último libro de Malcom Gladwell y el capricho aleatorio de Twitter hizo que pinchase en un tweet the Paulo Coelho. Prometía una lectura de un minuto: perfecto para leer en el iPhone sin mucha gana de pensar en nada serio.

Pues resulta que me tuvo el tweet entretenido durante horas. Coelho nos contaba en su post los 3 síntomas de la destrucción de nuestros sueños: la excusa de la falta de tiempo, el confort de la prudencia y el sosiego de las tardes de domingo. Reclama la “buena lucha” como el antídoto contra la destrucción de los sueños. Predica la admiración del guerrero, la satisfación de la lucha y el sudor de la conquista como elementos necesarios de una vida plena. Vaticina la muerte física como consecuencia necesaria de la muerte previa de los sueños.

No pude evitar sentirme plenamente identificado con la energía y la ambición de sus palabras. Estaba de camino a España para cerrar la operación de Tuenti y apestaba al sudor que Coelho narraba. No había duda de que la “buena lucha” era el secreto de una vida plena.

Pero en la gravedad ralentizada del multitouch del iPhone, mis ojos tropezaron con un comentario del post. El comentario de “The Barking Unicorn”. El místico de Denver contradecía a Coelho diciendo que la paz es la ausencia de lucha, la ausencia de deseo. La lucha sólo persigue un deseo insatisfecho, y ésta es siempre fuente de frustración y agotamiento. La indolencia no mata, da paz. Reclama que solo la aceptación del presente y el desafío de su entendimiento son suficientes para encontrar la paz.

No le faltaba razón al Unicornio Ladrador este. La ambición de la “buena lucha” bien podría ser un engaño para tenerte enganchao a una carrera sin fin, recompensada con suculentos beneficios materiales y de ego, pero que bien se podrían parecer al hamster que corre en la noria que mueve la rueda. Un malvado hechizo del ángel caído como garante del necesario progreso de la creación. La “buena lucha” reconforta y paga dividendos, pero no estoy tan convencido como Coelho de que sea fuente de vida y ahuyento de muerte.

La lucha es solitaria y complicada. Arriesga emociones y agrieta el rostro. Huye del desaliento y alimenta el ego. Hoy renuncio al proselitismo de Coelho y le doy el beneficio de la duda al místico de Denver.

 

19 Comentarios

a beautiful journey

by Bernardo on 4/08/2010

Ya no soy presidente de Tuenti. Ya no tengo acciones. Ya no hablaré con Zaryn casi todos los días de camino al trabajo en Google. Ya no tendré que pasarme interminables días negociando con accionistas o posibles inversores al menos una vez al año. Ya no tendré excusa para tener 759 amigos de menos de 20 pirulos. Ya no tendré razones para poner mi foto con la camiseta de Tuenti en mi perfil de Facebook: acabo de firmar ante notario el final de una de las aventuras más intensas y más bonitas de mi vida.

Han sido 4 años y medio inolvidables. Aún recuerdo cuando uno de los alumnos a los que daba clase en ICADE me ofreció la oportunidad de invertir en una “red social”. Algún amigo de por aquel entonces me dijo: “pero qué haces metiendo pasta en una página de contactos, estás loco!!” y yo “que no, que no es una página de contactos, que es una red social… y van a ser la pera ya verás…”

Me encantaría escribir cada minuto de mi aventura en Tuenti, desde el primer business plan, las sucesivas ampliaciones de capital, difíciles momentos donde estuve a punto de tirar la toalla, y momentos increíbles de enorme satisfacción. He aprendido mucho, de estructuras de capital, de producto, de internet y de gente.

El crack de Zaryn y su equipo han creado una de las aventuras más grandes e importantes de la historia de internet de España. Su secreto quizá mejor guardado haya sido pensar en global buscando tanto capital como talento en cualquier parte del mundo, y trabajar como animales y con un criterio super fino. Ahora les toca hacer Tuenti todavía más grande de la mano gigante de Telefónica. Seguro que lo harán genial.

Y tengo sensaciones mezcladas. De enorme alegría y satisfacción por haber completado con éxito esta aventura, pero también de melancolía sabiendo que recordaré mis años en Tuenti como uno de los proyectos más importantes de mi vida.
69 Comentarios

una buena carrerita

by Bernardo on 24/07/2010

No sé si uno se va haciendo mayor o que cada vez estoy más liado, pero lo cierto es que cada vez el tiempo me da para menos. Me he leído un libro en mi Kindle que me está ayudando en todo esto: The Power of Less

Siguiendo los consejos del libro, y entre viajes y horas interminables de trabajo conseguí por fin este año hacer mi primer triatlón olímpico: el wildflower en el Lago de San Antonio en California. Fue una aventura increíble. El lago está en un parque natural y los casi 7.000 participantes de la carrera tienen que hacer camping en el parque. Es enorme y hay suficiente espacio para todo el mundo. La carrera es el domingo, y normalmente llegas el viernes por la noche con la tienda de campaña y el equipo completo, bici incluida.

La noche anterior te acuestas con el sol, a eso de las 9, embotado en el saco de dormir y con olor a campamento. Duermes con un mezcla de miedo y nerviosismo; nunca antes había hecho seguidos 1.500 metros de natación, 40 km de bici y 10 km corriendo cuesta arriba casi todo el trayecto. El frío de la primera mañana te despierta. La tienda está calada de rocío y ha llegado el momento de la verdad. Empieza el ritual: comer poco pero con mucha fibra, beber buena cantidad de agua y ponerte la malla de correr y montar en bici. El casco, la gorra, las gafas, las botas, las zapatas, los calcetines y los chutes de azúcar van en una bolsa separada. El camino hasta el punto de salida es un reguero de bicis acompañadas por su valientes guerreros.

Lo más espectacular es la alineación en lo que se llama el área de transición: las bicis colgadas por debajo del sillín en una barra, en una toalla junto a la bici tienes preparado los elementos que irás utilizando en cada una de las pruebas. El tiempo que utilizas entre cada uno de los tres deportes es crítico y cada segundo que puedas optimizar cuenta.

La carrera empieza a las 8am, por edades en intervalos de edades de 5 años. Primero los más jóvenes hasta llegar a los que se empeñan en desafiar a la naturaleza dándose estas palizas a los 75 años… Todos estamos marcados con nuestra edad en los gemelos y los antebrazos, para que nadie se cuele donde no le corresponde. Este detalle tiene además un efecto desmoralizador: cuando vas en al bici y ves que te pasa uno que pone 54! y sabes que ha salido media hora después que tú…

Como colegiales que ven el mar por primera vez, los competidores nos hacinamos en la rampa de salida de natación. Suena la sirena, con el corazón a mil y reconociendo que las siguientes 3 horas y pico te vas a pegar una machacada, te lanzas al agua en tu traje de neopreno. Aunque te esfuerzas en nadar, aquello es imposible: un manotazo cuando respiras, el pie de uno que te comes a la menor y el agua que tragas entre los nervios y la marabunta…

Cuando los mejor preparados por fin nos dejan sitio a los del montón para nadar a gusto, resulta que aquello se complica aún más: sin suficiente señalización y después de un rato nadando como un rey, oigo la voz de alguien en una moto de agua que me dice “oye tú que te has salido de la carrera!!”… por si 1.500 metros me parecían muchos, toma otros 200 :)

Cuando por fin la natación se acaba tienes que ir corriendo a tu área de transición, y a toda pastilla quitarte el traje de natación, quedarte con la malla que llevabas debajo, ponerte las botas de bici, el casco, las gafas y chuparte una cuesta de dos kilómetros como la de Navacerrada.

Después de 40km, con Lorenzo amenazante según crece el día, llegas de nuevo a tu estación. Como no queriendo pensar en los 10km de carrera que te quedan, cuelgas la bici en la barra de tu puesto, te quitas las botas y te pones las zapatas de correr. El lumbago te recuerda que va a ser casi imposible que te chupes los 10.000 metros que te quedan, pero aún así te lanzas. Me cargo en la bandolera los chutes de azúcar que si me porto bien me daré cada dos kilómetros. Así lo hago.

3 horas y casi 35 minutos después de comenzar la carrera llego a la meta destrozado, pero con una sensación que no había sentido nunca. Las banderas de muchos países de todo el mundo nos recibían en la línea de meta. No veía la española… hasta que descubrí que estaba justo después de la línea de meta pues una española ganó la carrera del año pasado.

Creo que forcé mi cuerpo hasta su máximo ese día, y acababa de conseguir algo que perecía imposible. No es algo que repetiré muchas veces, pero la satisfacción de haberlo conseguido es uno de los mejores sentimientos que he tenido nunca. Muy recomendable.

Reflexiones y comentarios personales de Bernardo Hernandez

14 Comentarios

el secreto del éxito

by Bernardo on 26/05/2010

Acabo de llegar a casa en San Francisco después de dos semanas sin parar: dos días Madrid, 4 días en Londres, 4 días Los Angeles, y 3 días Nueva York… menos mal que me gusta volar que si no…

Mientras volvía en el avión pensaba en lo especial de alguna de las cosas que acababa de hacer con Google y en cómo son precisamente esas cosas las que constituyen el secreto de su éxito. Son dos ejemplos pequeños, pero importantes para mí.

El primero tiene que ver con la campaña de refuerzo de marca que hice en noviembre pasado. Queríamos recordar a nuestros usuarios porqué Google es especial de una forma muy centrada en el producto, emotiva y distinta. Creamos la campaña de Search On con algunas historias como Parisian Love, con la que hicimos el primer anuncio importante de Televisión de la historia de Google en la Superbowl de este año.

Un día de enero, según salía de ver Avatar, vi que anunciaban la segunda película de SexAndTheCity y que se titulaba Carrie On. Inmediatamente se me ocurrió combinar nuestro “Search On” con este otro “Carrie On” y hacer algo con la película. No ha sido fácil trabajar con WarnerBrothers pues las productoras cobran por cualquier colaboración que quieras hacer con ellas, pero al final lo hemos conseguido. Hemos hecho un video para Carrie, varias integraciones de producto y anunciaremos Google en la mitad de los cines de Estados Unidos donde se muestre la película.

El lunes estuve en el estreno de la peli en Nueva York. Para mucha gente con la que estaba era un momento frívolo de glamour y excentricismo. Para mí era como un sueño: estaba en Nueva York conociendo personalmente a las actrices con las que he aprendido inglés mientras veía la serie en versión original, con las que me he reído a muerte con mis amigos de Madrid, en cuyo honor hemos hecho fiestas, y con las que me he identificado mil y una vez mientras ellas y yo nos hacíamos mayores…

En pocos trabajos una loca idea de una tarde de cine de domingo puede llegar a ser algo real.Al día siguiente tenía otro evento importante en la oficina de Google en Nueva York donde de nuevo pude comprobar la magia de hacer posible un sueño peregrino del niño que llevo dentro. Todos los años invitamos a cientos de colegios de todos Estados Unidos a que sus estudiantes diseñen el logo de Google bajo una temática que varía cada año. Este año la temática era “si pudiera hacer cualquier cosa haría…”. Más de 33.000 niños mandaron sus dibujos, enviamos delegaciones a 40 colegios finalistas, y anunciamos el ganador en un evento el martes en Nueva York.

Se me ocurrió que puesto que los participantes eran niños, por qué no contactar con la productora de Barrio Sésamo con la que habíamos trabajado hacía unos meses celebrando los 40 años del programa que también yo tengo, y llevar a uno de sus personajes. Pude conseguir conocer a Elmo, con el que no solo nos tronchamos con lo divertido que es, sino que además descubrí a Kevin Clash quien lleva 25 años dando voz y vida a este personaje de los teleñecos :)

Dos pequeños detalles, insignificantes y frívolos desde fuera, pero importantes y muy motivadores cuando te pasas el día haciendo cosas serias y que todo el mundo espera de ti. Creo que la libertad de poder hacer estas locuras es uno de los secretos por los que Google es lo que es.

14 Comentarios

el desaliento

by Bernardo on 29/03/2010

Hace un par de semanas batí uno de mis records personales. Me hice 120km de bici. Ocho horas pedaleando, cruzando el Golden Gate hasta Point Reyes y vuelta. Si me dicen hace un par de años que sería capaz de hacer algo así no me lo creería.


View Larger Map

Según subía la segunda de las duras cuestas que tiene el camino, no sabía muy bien por qué no podía hacer lo que hace la mayoría de la gente los domingos: levantarme a las once y vegetar entre periódicos de 10 centímetros de ancho. Pero al hilo de este pensamiento me embarqué en preocupaciones más profundas que me acompañaron en el calmado y constante pedaleo de las siguientes horas.

Descubrí que uno de los secretos más importantes de la vida es construir un mapa continuo de pequeños retos que te hagan crecer y supongan un desafío. Cada desafío es una oportunidad de superarse a uno mismo y de adquirir habilidades que no tienes. Te mantiene vivo y fresco en los reflejos. El problema es que cuanto mayores nos hacemos más conformes nos volvemos con lo que somos y tenemos. La pereza nos puede y la promesa de algo distinto y mejor es cada vez menor comparada con los riesgos que implica. Cuando eres pequeño no te queda otra: tienes que aprender a andar, a leer, conseguir un título, un trabajo, una pareja… hay que aventurarse a lo que sea pues está todo por venir y el quedarte como estás no es opción. Si fuésemos capaces de conservar ese espíritu adolescente que asume el riesgo de lo nuevo como algo necesario, nuestras vidas darían para más.

El otro elemento fundamental en esa aventura del crecimiento es el desaliento. Conseguir tener pequeños retos es importante, más aún es no tirar la toalla cuando te has embarcado en ellos. Hacía el final de mi carrera de 120km no me quedaban fuerzas, era ya tarde, hacía frío y viento; si no hubiese sido porque no tenía otra manera de volver al coche que pedalear hasta él, hubiese tirado la toalla… pero lo conseguí y cuando lo hice me sentí extraordinariamente bien. Recordé situaciones en mi formación y mi trabajo parecidas donde me podía el desaliento, donde tirar la toalla parecía la única opción, pero que gracias a que no lo he hecho muchas cosas han salido adelante. Además cuanto mayores nos hacemos mayor es el desaliento y menos sentido tiene luchar cada pequeña batalla.

No he podido dejar de pensar en todo esto: la vida como sucesión voluntaria de pequeños retos, y lo retos como pruebas del límite de nuestro desaliento. Y lo recuerdo especialmente en estos días donde la tentación de tirar la toalla se hace atractiva… pero no, sería renunciar a la vida como la entiendo en su mejor manera. No al desaliento.

21 Comentarios

de película

by Bernardo on 10/03/2010

Estoy en el avión de vuelta de Nueva York a San Francisco. He estado un par de días trabajando en la oficina de Google en Manhattan y de camino al aeropuerto bien pensé que me estaban haciendo una de cámara oculta :)

Me suelo quedar en el Hotel The Standard, que está al lado de la ofi de Google y me encanta la gente y el diseño. Según me disponía a coger un taxi, uno de los chicos que te ayudan con las maletas me dice, va usted a JFK (uno de los aeropuertos de Nueva York)? se lo confirmo y me dice, vente conmigo, tengo que ir a llevar un teléfono móvil a una señora que se lo ha dejado en el hotel, pago yo el viaje. Aunque me pague Google los taxis, siempre está bien ahorrar algo de dinero y CO2 al planeta. Hala pal JFK con el botones.

Tardamos en coger un Taxi pues los de GQ edición UK están haciendo unas fotos a unas modeluquis y hay un lío de taxis del carajo. Por fin cogemos uno al tiempo que otros dos huéspedes del hotel nos preguntan si vamos al aeropuerto. El botones enrollao no duda un momento en extender su generosa oferta a estos dos ingleses, y ahora ya somos 4 y 6 maletas en el taxi. Resulta que la puerta del maletero no cierra y tenemos que coger otro taxi… hemos tardado 15 minutos pero parece que ya estamos de camino.

Con la promesa de una buena propina el taxista hace alarde de la fama que les precede, y con acelerones bruscos y apurando los semáforos cruzamos Manhattan. De camino el botones nos cuenta cómo está estudiando diseño en la Parsons y quiere montar su empresa de gafas de sol supermodernas. Los ingleses con los que me estrujo en el asiento de atrás del taxi son representantes de moda, de Alexandre McQueen… y yo de Salamanca acordándome de Mecano, otra vez :)

Otro taxista le dice al nuestro en su pakistaní originario que la autopista 495 está petada y que coja los atajos de Queens Boulevar. Justo cuando se iba a incorporar de nuevo a la autopista, un tío se le cruza en la vía de acceso y tiene el típico calentón. El gorila de 150kgs que conduce el Toyota 4×4 se cuela delante del taxista, como sabiendo perfectamente lo que hacía, frena en seco haciendo que nos empotremos contra su parachoques. Yo me como la maquinita de pago del taxi y veo como empieza a salir un vapor blanco del motor del taxi… el botones sale escopetado dicendo, vamos, vamos… con una temeridad asombrosa se planta en la mitad de la autopista y para con señales a otro taxi furgoneta que lleva a una señora dentro. Le dice que si nos lleva a todos, él paga el taxi. La señora no lo duda un momento y acepta a que nos metamos en su taxi. El pobre del taxista pakistani se queda con el gorilla, el taxi destrozado y sin un duro… nos persigue según sacamos las maletas de su taxi, pero el botones designer-wanna-be le dice que se joda y que hubiese tenido más cuidado… yo no doy crédito a lo que veo, le doy un billete de 20 dólares y mi tarjeta de visita… los ingleses ni se inmutan.


View Larger Map

A riesgo de quedarme tirao en mitad de la autopista cojo mis maletas y me monto en el taxi que hemos parado. Ahora somos 5 pasajeros, 10 maletas y el nuevo taxista, éste filipino. Cuando estamos llegando al aeropuerto, otro taxista nos hace señales y nos pide que paremos. Le dice a nuestro conductor que es su primer día en el taxi que está intentando llegar a la terminal de Quantas, que lleva media hora dando vueltas y que no sabe dónde está… nuestro taxista se dispone a ayudarle, pero de nuevo el botones desalmado insiste, que se joda, sigue!

Es dificil acostumbrarse a la ley de la selva de Nueva York. Es una ciudad que me encanta, pero que me sigue sorprendiendo por la dureza de su gente.

17 Comentarios

soy tío!!!

by Bernardo on 5/02/2010

Lo que tiene vivir a nueve zonas horarias de España hacia el oeste es que te acuestas cuando España se levanta. Cuando me despierto por las mañanas siempre tengo nuevas de España, correos y mensajes. Casi siempre rollos de trabajo, pero hoy tenía un SMS de mi madre: “Ya tenemos a Inés con nosotros. Todo bien.”

Enseguida me metí en internet, incluso antes de llamar. Quería saber cuanto antes todo lo posible del día que mi primera sobrina, la primera nieta de mis padres, había elegido para nacer. Y la verdad no podía haberlo hecho mejor la tía.
Resulta que el 5 de febrero es el día de Santa Águeda, virgen y martír. Como Santa Inés, también murió torturada por resistirse a los abusos de sus hombres. Fabio, el marido de Guada y padre de Inés no tendrá que preocuparse por velar por su hija con semejantes Santas guardando su vera. Como Santa Inés y Santa Águeda, mi sobrina está cañón hasta de recién nacida :)
Resulta que otros 5 de febreros pasaron cosas que avalan a Inés por todo lo alto. En 1852 se inagura el museo del Hermitage en San Petersburgo, en 1887 se estrena Otello en Milán, en 1971 el Apollo 14 alunizó en la Luna y sus tripulantes se pasearon 9 horas por el crater Fra Mauro y en 1985 se abrió la frontera de Gibraltar.
Resulta que un 5 de febreo nacieron también Miguel Boyer, Antonio Herrero, el cantante Francisco y Cristinano Ronaldo. Y es el día en el que murió una de las persona que más admiro, el Padre Arrupe.
Pero lo mejor del 5 de febrero es que cuando llegaba a trabajar a Google el cerezo que tengo delante de mi oficina había decidio dar la bienvenida a Inés y explotar en flor.

23 Comentarios

me encanta Estados Unidos

by Bernardo on 17/01/2010

Hace unos días recibí una carta de la Dirección General de Tráfico de California que sin duda representa perfectamente mucho de sus valores y razones por lo que son lo que son y están donde están.

No es que sea un conductor pésimo, que muchos piensan que lo soy, pero tener que conducir para ir a trabajar, cuando casi siempre voy con el tiempo justo hace que la paciencia se acabe ante el más mínimo inconveniente y el código de la circulación desaparezca como límite de lo posible. Vamos que me han calzado 3 multas casi llegando al trabajo en el útlimo año.
Y como éstos son así, pues con 3 multitas de nada, están a punto de quitarme el carnet. Pero antes de hacerlo me mandan una carta diciendo que tengo una última oportunidad. Las 3 multas fueron, una por cambiar de carril sin dar el itermitente, otra por ir a 128km por hora cuando el límite era 120km y otra por hacer un stop en la línea que no era al hacer un giro a la derecha. En la última inclusó pedí recurso ante juez, pero no hubo nada que hacer, cara a cara con el poli que me puso la multa el juez le dió la razón :(
Pero lo que más me gusta de la carta son dos cosas: una la seriedad con la que comunica qué ocurre al que no sigue la reglas. Creo que uno de los secretos de los americanos es que puedes venir de donde quieras, ser como quieras, pero la ley se aplica sin piedad a todos y todo el mundo lo sabe. No me gusta la serveridad con la que mucha gente se refiere a las leyes aquí, pero sin duda es algo necesario cuando tienes tanta gente distinta de sitios tan diferentes.
La segunda es la confianza con la que te animan a que cambies: “no desaproveches esta última oportunidad” “es tu responsabilidad mejorar” “la decisión es tuya”.
Bueno el caso es que me tengo que tomar esto en serio y empezar a conducir como un aburrido americano si quiero seguir teniendo carnet.
10 Comentarios

NexusOne

by Bernardo on 5/01/2010

El resto de España esperando a que vengan los Reyes y yo currando… pero bueno compensa, no siempre es uno el director del marketing que lanza un teléfono móvil en muchas cosas revolucionario. El NexusOne bien vale unos reyes :)

Cuando supe del proyecto en primavera del 2008 estaba casi todo por decidir. Nunca había participado en el lanzamiento de un producto de consumo de estas dimensiones, ni Google tampoco :) por lo que el camino hasta hoy ha sido un poco cuesta arriba.

Había mucho por hacer: el nombre, el packaging, los materiales de soporte, la página de compra, la promoción online, el evento de lanzamiento. El equipo que lo ha hecho es excepcional. Lo que más me gusta es el principal video promocional.

Estas son las cosas que más me gustan de mi NexusOne:

1. La calidad de la resolución de la pantalla. Se ve como tres veces mejor que en el iPhone.
2. La bateria se puede quitar y cambiar.
3. Tiene tarjeta de memoria extraible.
4. Tengo varias cuentas de gmail integradas, y los emails me entran directamente, como en el ordenador, sin tener que refrescar o entrar en una aplicación.
5. Tiene dos micrófonos, uno en la parte posterior que determina el ruido de ambiente y ajusta el teléfono en función.
6. Las actualizaciones de software del teléfono se hacen automáticamente sin tener que conectar el teléfono al ordenador.
7. Aplicaciones de Google que no pueden instalarse en iPhone, como Google Sky Maps, Google Voice or Google Visual search

La verdad es que son días como el de hoy, los que me hacen estar encantado con mi curro.

Nota adicional: grabé el vídeo con mi iPhone con toda la intención del mundo. De hecho busqué el ángulo de luz que permitiese ver el reflejo. Sería ridículo pensar que porque ahora Google tiene un teléfono el iPhone deja de ser una opción. Ambos son estupendos y yo de momento, gracias a Google Voice, los voy a mantener los dos.

42 Comentarios